Cambridge Analytica o la manipulación política y psicológica a través de Facebook

Y quién lo hubiese pensado; hemos visto escenarios ficticios en series televisivas como Mr. Robot (2015- a la fecha) o Black Mirror (2014- a la fecha). Historias en donde elementos como el control social, el consumismo, totalitarismo o la evolución de democracias liberales sobre sociedades autoritarias fungen como raíz de tramas que llegan a involucrar hasta a los altos mandos de las esferas políticas.

En algunas de estas historias, la tecnología sirve como uno de los elementos principales para envolver las macabras intenciones político/sociales en que se vean involucrados sus protagonistas. Tal parece ser que dichos argumentos han pasado de ser relatos ficticios que han alcanzado nuestra realidad.

Es el 17 de marzo de 2018 cuando, gracias a The Guardian se destapa una controversial investigación que involucra al gobierno estadounidense respecto a los métodos a utilizar en la campaña presidencial de Donald Trump en 2016; esto a través de una herramienta digital que analiza, recopila y predice el comportamiento de los usuarios en línea, todo con el propósito de influir de manera psicográfica en los resultados de las elecciones.

¿El método?

El robo de datos y analítica fue orquestado a través de aplicaciones virales dentro de la plataforma (una de ellas: myPersonality project creada por el Dr. Aleksandr Kogan), las cuales otorgaban permiso a la base de datos y perfil del afectado, quien recopilaba desde información demográfica, likes, publicaciones, reacciones e interéses, hasta orientación sexual, raza y género. Uno de sus creadores y detractor, Christopher Wylie asegura que tal instrumento es tan poderoso que no solo tomaba la información del objetivo, sino también la de toda su red de contactos dentro de Facebook.

No, no es un cantante de Trap, es Christopher Wylie, fundador de Cambridge Analytica

Esta información serviría entonces para la creación de algoritmos con base a diversos perfiles de votantes a través de Norteamérica, los cuales eran puestos a prueba cual conejillos de indias para ser bombardeados con contenido digital previamente preparado. De esta manera no solo hablamos de persuasión, sino de un dominio informativo total sobre dicha población.

Recientemente se ha hecho público que dicha estrategia política llegó a nuestro país desde octubre de 2017, teniendo una base operativa en la Ciudad de México y recopilando información desde sitios como Pig.Gi, una aplicación que ofrece tiempo aire a cambio de tus datos, los cuales algunos candidatos políticos estarían muy interesados en poseer.

¿Y ahora?

Luego de dicha revelación a los medios, Facebook se ha pronunciado en contra de tales actos, aunque de primera instancia ha aceptado tener conocimiento de dichos procedimientos, manteniendo la defensiva argumentando que la aplicación creada por el Dr. Aleksandr Kogan violó su reglamento de privacidad al compartir información a terceros. Mientras tanto, Mark Zuckerberg, fundador y presidente ejecutivo de Facebook ha sido llamado a comparecer ante legisladores británicos ante esta crisis.

Es importante recordar que una publicidad dirigida y con buenas intenciones es primordial a la hora de realizar campañas estratégicas; en WOLF tenemos un amplio conocimiento de ello, por lo que queremos invitarte a contactarte con nosotros a través de cualquiera de nuestros medios y así llegar a tu público objetivo.

Fuentes: The Guardian | The New York Times | Xataka

Deja un comentario